Escrito por : Henry T lunes, 15 de septiembre de 2014

Detesto a los protagonistas que son idiotas. Quiero decir, ¿A quien no? Conforme pasa la historia vas encariñandote con este personaje, pero la revelación te cae tan idiota, tan estúpida, que no puedes sino detestar al personaje al final.
Así me paso con la película venezolana, Esclavo de Dios, de Joel Novda Schneider. Esta narra la historia de Ahmed y David, dos personajes extremistas. Uno es un islámico que quiere volarse los sesos por su fe, y el otro es un sionista que busca detener a los islámicos por cualquier medio posible, incluso con la muerte de niños.
Ahmed es nuestro protagonista en este filme, si bien es cierto que ambos extremistas son protagonistas, Ahmed es el que cambia conforme pasa la historia. Comenzamos en la película en 1975 en el Libano, donde vemos como su padre es asesinado por unos extraños hombres, después de eso, se une al grupo de hombres que estaban donde su padre, y se vuelve un terrorista de primera, siendo buscado por todos los medios posibles.
Su grupo lo manda a Venezuela, donde le ordenan que forme una familia como coartada.
David Goldberg es un extremista de sangre fría y brillante agente del Mossad israeli. Es en teoría el antagonista, pero es gracias a el que sabemos más de los actos terroristas del grupo de Ahmed, dando un toque gris a la moralidad de la película.
Toda la película se deja llevar con una música deprimente, todo mientras nuestro callado Ahmed se pregunta: ¿Estoy haciendo lo correcto? El amor por su nueva familia le ha hecho dudar su trabajo.

La película de por si esta bien dirigida, bien actuada por ambos bandos, y la música no suena tan mal, aunque muy deprimente en mi opinión, después de todo, para sentirme deprimido tengo que sentir algo por los protagonistas, y me es difícil. Creo que les revelare lo que más me molesta, es parte del final en si.
Ahmed al final no decide volarse los sesos, y esto le trae problemas con su grupo. Ellos deciden exterminarlo, pero antes, Ahmed tiene una revelación: La persona que mato a sus padres es el mismo que lo recogió ese día cuando su padre murió.


Ahmed, entendería tu conflicto, después de todo, muchos son secuestrados cuando niños y no pueden hacer mucho al respecto, pero, tu eres un adulto, y uno bastante viejo. ¿Nunca sospechaste que el tipo con el pasamontañas negro era el jodido villano? "¡Bastardo mataste a mi padre!" fue lo que dijiste cuando lo descubriste, yo cuando lo descubrí, simplemente me golpee la cabeza con la mano.
Si esta revelación esta basada en lo que le paso al terrorista real, entonces mi critica al director fue volver la revelación sumamente estúpida. Podria haber tomado una licencia artística e ignorar todo ese detalle, o darnos pistas que Ahmed lo sospechaba desde un principio, pero no, nos dieron la revelación que rompe totalmente con el humor de toda la pelicula, porque convierten a una película seria y deprimente sobre personajes grises, en una tragicomedia.

Vean la película bajo su propio criterio, pero realmente, no la recomiendo. Le falta demasiado blanco para hacernos simpatizar por personajes tan gris oscuro, pero también es demasiado simple considerando el transfondo de los hechos que inspiraron al filme.


¡Deja un comentario!

Subscribete a los Post | Subscribete a los Comentarios

Invitale un cafe a Henry.

Archivo

- Copyright © 2013 La Librería De Uroboros -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -